¿POR QUÉ EN SU CASA?

Ya que muchos os preguntáis por qué IMAGINA sólo atiende a domicilio, éstas son nuestras razones. La intervención domiciliaria supone beneficios tanto para el profesional como para el paciente. Para el terapeuta, intervenir directamente en el domicilio conlleva obtener una información más amplia y más objetiva respecto a la que se obtendría en consulta ya que las situaciones fluyen de una manera más natural y espontánea, permitiendo observar algunas conductas que en la consulta pueden pasar desapercibidas. En la población infantojuvenil, es más fácil poder instaurar hábitos de comportamiento adecuados, especialmente aquellos relacionados con las pautas de sueño, alimentación, conducta y en definitiva, cualquier rutina y comportamiento diario que se realice en el contexto familiar y/o social del niño.Al llevar a cabo la intervención en un entorno conocido para el niño y su familia, la aproximación a la terapia resulta más cálida y cercana. De esta forma, al encontrarse en un ambiente seguro, resulta más fácil expresarse con detalle y en profundidad. Además, supone un ahorro de tiempo y energía evitando los desplazamientos, y facilita la presencia de varios miembros de la familia. La intervención en el domicilio facilita el empleo de la cotidianidad del niño o adolescente y su familia. En relación al entorno, por ejemplo: su habitación (con sus juguetes y materiales propios), su baño (con su lavabo y lavamanos) y su cocina-comedor (con su mesa y sillas) y en relación a las interrelaciones y dinámicas que se generan entre los miembros de la familia. 

Además la corriente en la mayor parte de Europa, tiende cada vez más a incorporar en sus tratamientos la terapia a domicilio, siendo ésta una especialidad que está surgiendo también, con mucha fuerza en España. En Dinamarca, Islandia, Luxemburgo, Noruega y Suecia es muy común que la asistencia se realice en el domicilio, especialmente en el caso de los bebés. De cualquier modo, se advierte cierta tendencia en el resto de los países por la elección de este tipo de asistencia como primera opción. Por ejemplo, en la Comunidad flamenca de Bélgica, la ley estipula que el 75% de la asistencia se lleve a cabo en la vivienda. De hecho, los servicios responsables de intervención temprana son los que se ocupan de la asistencia y del asesoramiento a domicilio. En Holanda parece que se está produciendo un cambio de planteamiento en la asistencia infantil. Durante mucho tiempo lo habitual era que ingresaran en centros especializados, aunque los niños fueran de muy corta edad, mientras que ahora la estrategia consiste en mantenerlos en el seno familiar el mayor tiempo posible, proporcionándoles la asistencia y orientación necesarias en el domicilio. En Grecia existen muchas instituciones, centros privados de terapia especial y asociaciones de padres y pedagogos, que desarrollan e implementan programas de intervención domiciliaria centrándose en una evaluación cuanto más temprana mejor y en el apoyo y asesoramiento a los padres. Es importante también mencionar que en Suiza  existen servicios de atención temprana que trabajan la asistencia domiciliaria como principal sistema de trabajo. En Alemania (Baviera), aproximadamente el 50% de la intervención infantil es domiciliaria. Todos los países con sistemas de atención domiciliaria, coinciden en el aumento de la participación de diversos profesionales, fomentando así la intervención multidisciplinar y por tanto aumentando la comunicación entre los diferentes terapeutas que trabajan con el niño, uno de los aspectos fundamentales en el que IMAGINA basa su filosofía de trabajo. 

Llamada
Email
Acerca de